Terapia Craneosacral

La Terapia Craneosacral es una forma de trabajo corporal suave que tiene sus raíces en la medicina osteopática.

Se trata de una técnica manual, sutil y de efecto profundo para ayudar a detectar y corregir los desequilibrios del sistema cráneo-sacral que puedan ser la causa de disfunciones sensitivas, motoras o neurológicas.

La Terapia Cráneo-sacral se basa en el principio de la existencia de una pulsación rítmica sutil que emerge en los tejidos y fluidos del núcleo del cuerpo (líquido céfalo-raquídeo), que se denomina Impulso Rítmico Craneal o Ritmo Cráneo-Sacral (RCS).

El sistema cráneo-sacral envuelve al cerebro y la médula espinal, estos órganos son el centro del ser, sin ellos los sentidos, las emociones y las funciones motoras serían inoperantes. Así que el sistema cráneo-sacral está relacionado con la salud y el bienestar del cuerpo entero.

El ritmo del sistema cráneo-sacral se puede sentir y palpar como el ritmo cardio-vascular y respiratorio, pero de manera mucho más sutil. A diferencia de los otros ritmos, el ritmo cráneo-sacral (RCS) se puede evaluar y corregir a través de la palpación.

Este impulso puede ser percibido como un movimiento respiratorio sutil en todas las estructuras que componen el sistema craneosacral (huesos craneales, pelvis, columna vertebral, sacro,…), y se transmite también a todos los órganos y tejidos corporales.

La potencia y calidad con que emerge y se transmite este impulso a todo el organismo determina su estado de salud y vitalidad.

¿En qué te puede ayudar la Terapia Cráneo-Sacral?

La Terapia Cráneo-Sacral se utiliza para tratar una gran variedad de problemas de salud, es una terapia tan suave y segura que es apropiada para personas de todas las edades, desde ancianos hasta niños y bebés, así como durante el embarazo y posparto, después de una operación, un accidente o en condiciones de fragilidad.

Al tratarse de una terapia global de todo el cuerpo, puede ayudar a las personas con casi cualquier condición, incrementando su vitalidad y permitiendo utilizar sus propios recursos de autocuración.

Estos son, entre otros muchos, algunos de los problemas de salud más comunes de los que puede beneficiarse con la Terapia Cráneo-sacral:

  • Dolor de cabeza
  • Alteraciones de la ATM (problemas mandibulares)
  • Ansiedad
  • Dolores articulares
  • Problemas postparto (madre y bebé)
  • Esguinces cervicales
  • Parálisis cerebral
  • Dificultad en el embarazo
  • Trastornos de la succión y respiración en bebés
  • Autismo y trastornos de la conducta
  • Estrés y depresión
  • Ciáticas
  • Traumatismos craneales
  • Hiperactividad
  • Insomnio
  • Lumbago
  • Migrañas
  • Neuralgias
  • Parálisis facial
  • Problemas digestivos
  • Secuelas de accidentes
  • Sinusitis
  • Zumbido en los oídos